MI BLOG

MI BLOG

SEGUIDORES

MI KIMBA

MI KIMBA
MI KIMBA

MI CHICO

MI CHICO
MI CHICO

MI NINET

MI NINET
MI NINET

RETAZOS DEL ALMA

RETAZOS DEL ALMA

3 de enero de 2013

4

UNA HISTORIA DE AMOR, QUE PODRÍA HACERSE REAL O QUEDARSE SOLO EN UN SUEÑO....





Estaba desayunando, en una cafetería de mi nuevo destino y ella estaba en otra mesa. Mientras sacaba el monedero, éste me cayó al suelo y aquella mujer de ojos preciosos y una sonrisa de primavera, se levantó con su muleta y me lo cogió, para dármelo con su mano, suavemente, hasta llegarme su olor a  colonia fresca, como el perfume de una flor natural. Al darle las gracias, le llamó la atención mi silla de ruedas y me exclamó: ¡Qué bonita es!, ¿te la vendieron así?, yo le contesté que no, que la llevaba tuneada y entre risas y comentarios graciosos, la invité a tomar un cortado. Le pregunté su nombre, ella me dijo el suyo y yo le dije el mio, nos pusimos a charlar, sin darnos cuenta, de que el tiempo pasaba y tenía que venir mi auxiliar, para prepararme la comida. Cuando se despedía de mi, no me decía nada, pero por dentro, deseaba que lo hiciera, porque me encantaba su dulce voz y aquella mirada, pero al ser tímida, me quedé cortada y sin saber por donde salir, le pregunté si vivía por allí y entonces se ofreció a acompañarme a mi casa y no se lo pude negar. Al llegar a la puerta, quedamos en vernos al día siguiente, a la misma hora y en el mismo lugar y nos despedimos con un beso en la mejilla, encantadas de habernos conocido. No sabía si era lesbiana, pues era femenina, con melenita corta, de pelo castaño y tenía 53 años muy bien llevados, su conversación, su cultura y su sencillez, me tenían intrigada, por eso, supe al instante, que deseaba su amistad y conocerla poco a poco, aunque fuera heterosexual. 
Iban pasando los días y siempre salíamos a pasear, me ensañaba las maravillas de aquel lugar y me sentía importante a su lado, porque me miraba profundamente, transmitiéndome algo desconocido, pues no le importaba la gente y disfrutaba conmigo. Nos íbamos conociendo y solo le interesaban mis conversaciones y mi sentido del humor, nunca me preguntaba nada de mi vida pasada, solo de cosas importantes sobre temas de todas las clases y ella también me daba su opinión, nos entendíamos a la perfección, excepto en que a ella la gustaba el color azul y a mi el rojo, pero nos hacía mucha gracia, pues el azul es el color del cielo y el rojo el de la pasión y del fuego. Cada vez, lentamente y sin buscar nada, nuestra amistad fue creciendo de tal manera, que una noche, me llamó por teléfono y sin prisas en colgarnos, me confesó cuidadosamente y con cierto rubor, que era lesbiana y que al quedarse coja, su pareja de toda la vida, la dejó por otra, porque se había quedado defectuosa. La emoción se apoderaba de mi interior y entre sonrisas y lágrimas de ilusión, y una comprensión infinita, le dije, ¡lo mismo pasé yo, pero quedó en la historia del olvido!, aquella noche, dejamos muy claro, que las dos nos gustábamos y eramos felices juntas, pero que no teníamos prisa, para cuando llegara el momento oportuno, entregarnos esa dicha tan inmensa, que compartíamos caminando por el mismo lugar, haciendo que lo conociera a fondo y que cada vez lo valorara más y más.
Aquella mujer se llamaba Aurora, pero no me importaba el nombre que tuviera, pues era una rosa perfumada, con sensibilidad, ternura, bondad y aquellas palabras espirituales, que coincidían con las mías y que colmaban mi esperanza y las ganas de levantarme por las mañanas, para respirar hinchando mis pulmones y dando gracias al bello paisaje que veía sin parar, cuando la tenía delante. Ella vestía más o menos igual a mi, no se pintaba nada, porque era bonita de cualquier manera, pues su interior iba floreciendo con sus actos y no me daba ni cuenta de su cojera. Tras 6 meses, con nuestra intimidad pura y sincera, nos fuimos al cine y a cenar, lo pagábamos todo a medias, pues ella cobraba su pensión y trabajaba en una pequeña oficina a media jornada, porque estaba incapacitada parcialmente, por lo que de sorpresa y sin esperarnos nada, nos hacíamos algún detalle, sin fechas señaladas y sin obligaciones, todo era espontáneo y hasta en las pequeñas discusiones tontas, acabábamos mirándonos y nos cogíamos de la mano, pero siempre mirándonos, diciéndonos sin poder evitarlo ¡nos hemos enamorado!. Ella tenía su casa, vivía sola, pues sus padres habían fallecido y sus familiares estaban lejos, apenas nos separaba mucha distancia y ocurrió aquel domingo del mes de noviembre, cuando vino a recogerme, para pasar el día por ahí. Habíamos comido, paseado y estábamos cansadas, por lo que decidimos irnos a ver en la televisión, una película romántica, pero las protagonistas fuimos nosotras, pues nos abrazamos sin ganas de soltarnos y fui besada por primera vez, con el beso más bello, apasionado y sentido, con que el que siempre soñé y que nunca había tenido. Entre palabras de amor, sentimientos profundos y caricias de entrega divina, hicimos el amor, como dos mujeres especiales, que se traspasan el alma y el corazón, a través de la fusión más sagrada, que nos convirtió en una de la otra, para seguir amándonos, jugando como niñas y la paciencia del placer interior, con una delicadeza y la lentitud de mis manos enfermas, que la hacían vibrar sin moverme yo para nada, pero que no nos impedía disfrutar, de la promesa más hermosa y real, que habíamos descartado ya de nuestra existencia y que nos hizo compartirlo todo, hasta que la muerte se me llevó y esperó la suya, para reunirse conmigo, en el paraíso del amor eterno y que bendijo nuestra unión. Entonces descubrí, que jamás había tenido pareja y que la que tanto había imaginado, estaba en mi nuevo horizonte, sin sospechar ella tan siquiera, que la mujer de su vida entera, iba a llamarse Carmen y también era como ella.... 


4 comentarios:

  1. Hola Carmen,gracias por compartir tan bella historia he disfrutado mucho leyendola y ojalá se te haga tan real y seas tan feliz que en tu blog sea ella la única protagonista.

    Un fuerte abrazo y que éste año te trate como lo que eres, puro AMOR.

    ResponderEliminar
  2. Querida amiga: En la creencia interior, reside la fe y la esperanza y con ellas se puede hacer posible, aquello que no lo parece y ser real, lo que tanto deseamos, si es la voluntad de Dios...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es precioso tu deseo y coincido con fantasia.Besos

      Eliminar
    2. Tengo fe, porque se que surgirá ese milagro para mi, para que sea feliz en esta tierra, con mi sueño hecho realidad.

      Eliminar

Te invito a expresarte, a que digas algo o dejes la huella de tu presencia de alguna manera, puedes elegirla a tu gusto.
Respétame y serás respetado y te invito a suscribirte, para verte entre mis amigos.
Para mi, sería un placer conocer tu opinión o lo que sientas, pues los comentarios son el alimento y la gratitud de poder seguir compartiendo.
Opinar es gratis y no cuesta dinero, os invito a hacerlo libremente.
Gracias y besitos sea lo que sea, que hayáis decidido...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Buscador en Youtube