MI BLOG

MI BLOG

SEGUIDORES

MI KIMBA

MI KIMBA
MI KIMBA

MI CHICO

MI CHICO
MI CHICO

MI NINET

MI NINET
MI NINET

RETAZOS DEL ALMA

RETAZOS DEL ALMA

23 de abril de 2011

1

EL CAMPESINO





En una casona lejana a un pueblo, vivía un matrimonio humilde que se dedicaban a cosechar sus tierras, cultivaban de todo y luego el marido con su carro, se desplazaba para vender lo que había recogido. Trabajaban los dos sin parar porque era su forma de poder vivir, luego se marchaban a su hogar y disfrutaban de su amor hasta que se dormían.
La esposa se quedó embarazada y tuvieron un hijo, lo llevaba con ella en la espalda mientras trabajaba y cuando tenía que darle de mamar, se sentaba y lo alimentaba.
El niño iba creciendo y no pudieron llevarlo al colegio, su padre le enseñaba por las noches lo único que sabía, que era leer y escribir, lo educó para ayudarles en las tareas del campo y lo hacía feliz y contento.
Cuando se hizo un muchacho, era templado, listo y con ganas de seguir aprendiendo, se iba con su padre en el carro para vender y él aprovechaba para que le comprara algún libro.
Todas los días leía y cada vez lo hacía mejor, escribía sin faltas y empezó a tener la ilusión de ponerse a escribir todo lo que le acontecía cada día, sus ilusiones, su gran amor hacia los padres y lo que le salía del corazón.
Entonces le compraron una moto ya que con su ayuda fueron ganando un poco más de dinero y así los domingos, se iba al pueblo y tomaba cualquier cosa en un bar mientras seguía leyendo.
El chico tenía locura por saber mucho y convenció a su progenitor, de que le comprara un ordenador sencillo,  para seguir aprendiendo cada vez más y más.
Sin darse cuenta al cabo de un tiempo había escrito un libro y en uno de los viajes que hizo, entró en una librería y se lo enseñó al dueño. Éste se quedó maravillado y le sugirió publicarlo porque estaba convencido de que iba a ser un éxito, no le importaba invertir en aquella obra que le hizo derramar lágrimas, le dejó perplejo y asombrado ante semejante descubrimiento. Pronto se puso en las ciudades y cada vez le pedían más libros.
El campesino no quería abandonar a sus padres, pero éstos lo querían tanto, que solamente deseaban un futuro distinto para su hijo, pues aunque no se había quejado nunca de trabajar en las tierras, comprendieron que  lo suyo no era aquello.
El éxito le llegó pronto y tuvo que irse a la ciudad para firmar un contrato importante, pero entonces se fue a por sus padres para llevarlos con él, ellos no quisieron porque su felicidad estaba en aquel caserón en donde habían compartido todos los momentos de su vida.
A pesar de la gloria, aquel campesino no cambió su forma de ser humilde y cuando conoció a la que sería su esposa se le ocurrió una idea, le dijo a su editor que iba a construirse un hogar al lado de su familia y que la inspiración para escribir sería aún mayor. No le pusieron objeciones porque los beneficios no bajarían y se sentiría más feliz, junto a sus ya mayores padres. Allí tuvieron a sus nietos y cuando fallecieron, pudo hacer realidad el sueño que ellos habían tenido desde siempre, ser enterrados juntos en sus tierras, por eso el hijo nunca se deshizo de aquel lugar, en el que había sido criado, amado y en el que le nació el Don de escritor.
















1 comentario:

  1. Me ha encantado este cuento, es muy emotivo y hermoso, sigue escribiendo muchos más, creo que es lo tuyo.

    ResponderEliminar

Te invito a expresarte, a que digas algo o dejes la huella de tu presencia de alguna manera, puedes elegirla a tu gusto.
Respétame y serás respetado y te invito a suscribirte, para verte entre mis amigos.
Para mi, sería un placer conocer tu opinión o lo que sientas, pues los comentarios son el alimento y la gratitud de poder seguir compartiendo.
Opinar es gratis y no cuesta dinero, os invito a hacerlo libremente.
Gracias y besitos sea lo que sea, que hayáis decidido...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Buscador en Youtube