MI BLOG

MI BLOG

SEGUIDORES

MI KIMBA

MI KIMBA
MI KIMBA

MI CHICO

MI CHICO
MI CHICO

MI NINET

MI NINET
MI NINET

RETAZOS DEL ALMA

RETAZOS DEL ALMA

28 de marzo de 2013

4

LA BRUJA DEL PARAÍSO DE LA BELLEZA






Era una época de terror, pues todo lo dominaba un rey avaro, que cobraba sin parar a su pueblo, de nada que tuvieran y sin importarle que pudieran comer o no. Mientras él nadaba en la abundancia, saboreaba ricos alimentos, vino sin parar, haciendo bailar a las esclavas en mitad de sus banquetes y permitiendo todo tipo de libertinaje en su lujoso castillo, vigilado por guerreros con armadura y enormes lanzas, sus ciudadanos, encendían hogueras en los campos, para calentarse del frío y solo se llevaban a la boca, pan que les daban, a cambio de tanto trabajar. El rey malvado, solo reía borracho y tocaba a las muchachas como propietario de ellas, practicando orgías y forzándolas para el placer y sin piedad, al ser conocedor de la virginidad que todavía poseían.
Un día de negra tormenta y rayos tenebrosos, en mitad de una de sus fiestas, con toda su cobardía y muy enfurecido gritó: ¡Matadlas a todas, porque son brujas y han desatado la ira de nuestros dioses!. Las llevaron a la guillotina y allí, los verdugos de sus soldados les cortaron la cabeza, mientras embriagados y sin escrúpulos jugaban con ellas, dándoles patadas, hasta tirarlas por un foso.
Mientras tanto, se calmó la furiosa tormenta y en mitad de aquel salón, se encontraba una bruja muy fea, que asustó al rey cuando la vio allí tan quieta, mirándolo y sin decir nada. Era la bruja del Paraíso, pero nadie lo sabía y de ella huían y se apartaban, porque la creían con poderes malignos y de las que hechizaban para hacer daño a los demás. La bruja se llamaba Isbroadela, aunque la apodaban Macabrela, sin embargo, acudían a su casa normal, para observarla e insultarla y en donde era el único sitio, que crecían las flores más bellas de aquellas aldeas, que rodeaban la gran fortaleza del rey. Isbroadela, estaba callada ante su majestad, pero sin quitarle aquellos ojos claros y misteriosos de la mirada llena de miedo, del gran poderoso de todo lo ajeno; así, que no sabía lo que hacer, cuando de repente le dijo a la bruja: ¿Acaso crees, que me vas a destruir con tus maleficios?....¡pues noooooooooooo!, ¡yo soy indestructible y te voy a matar!...Isbroadela, suavemente le contestó: ¡Házlo, puedes conmigo si lo deseas, pues mi único poder lo llevo en mi alma y en mi corazón, pero lo que ves es lo que aparento y todos me teméis....Jajajajajajajajaja, ¿Queréis engañarme maldita embustera?, aquella bruja tan bella por dentro, le contestó: Poseo una energía divina que me acompaña, ella será la que acabe con tus crímenes, porque crees en lo que ves y estás ciego completamente. Cuanto más dulcemente le hablaba la bruja, más temor sentía aquel tirano, hasta que se levantó llorando y junto a todos sus soldados, los ricos degenerados, criados y lacayos, se pusieron de rodillas ante ella y le suplicaron compasión y perdón. De pronto, salió un sol precioso y más se vio la fealdad de Isbroadela y entonces ella, toda sonriente, con aquellos dientes grandes, le pidió por favor lo siguiente:
Quiero que des trabajo a tu pueblo, a cambio de buenos alimentos y un techo para vivir...
Vas a soltar a todas las mujeres, que has cogido como mercancía tuya, para satisfacer tu carne sucia...
Te casarás honradamente con una dama y darás un buen descendiente a tu pueblo, criándolo con amor y explicándole lo que es la justicia, la humildad y el respeto...
Debes cambiar a tus súbditos y escoger a los hombres nobles de las aldeas cercanas, para que puedan atender a sus familias y valores lo que es una buena lealtad...
No volverás a las lujurias ni a las orgías y saldrás a pasear, saludando a tu pueblo dándoles los buenos días y los mejores deseos...
Convertirás tu fortaleza en un lugar agradable y con las puertas abiertas, para que
se pueda entrar y acceder a ti, por si tienen que hacerte propuestas o peticiones y visitarte, por tu gran sencillez o demostrarte su gratitud...
Tendrás guardianes, para proteger a todos los ciudadanos de este bello país y encarcelarás, haciéndoles picar piedras, a los que han sido como tu, pero sin matar a nadie, si no es en defensa propia...
Elegirás a los mejores sabios, para hacerles un juicio justo y que ellos los condenen, firmando con tu poder, la orden de encerrarlos y que se ganen los gastos que originan a tu pueblo, sin privilegios de ninguna clase.
Si obedeces y estás arrepentido en realidad, tu vida cambiará y serás feliz, reinarás amado por tu pueblo, no notarán los pequeños errores, te serán fieles y darán la vida por ti, si es preciso...
El rey, contento y cambiando por completo la expresión de su cara, no paraba de agradecer a la bruja aquellas peticiones, a cambio de salvar su vida y darle otra oportunidad de actuar, totalmente diferente; entonces, le besó la mano y le dijo: ¡Podéis iros en paz, porque todo lo que me habéis pedido se cumplirá!.
La bruja Isbroadela, con aquella capa negra le dio la espalda y se puso a caminar lentamente, hacia la salida; fuera, le esperaban todos y comenzaron a apedrearla, pero el rey salio corriendo y les dio aquel mismo mensaje, dejándolos callados escuchando sus promesas, y mientras tanto, la bruja regresaba a su hogar en donde solo se lamentaba de su gran fealdad.
Isbroadela, se puso a llorar inmensamente, no deseaba las verrugas ni sus feos dientes, no entendía por qué era así, pero supo decir elevando su mirada hacia el cielo, lo siguiente: Si me has hecho preciosa por dentro, es lo que me importa y si me juzgan por la apariencia, será por alguna buena razón tuya.
Isbroadela era una bruja bonita y no tenía nada de lo que se contemplaba ella misma, simplemente que al ser bruja, la acomplejaron con los desprecios y el miedo y por eso, era como se veía, pues así la miraban los demás; entonces, la bruja, cuando se miro al espejo, dichosa por el bien que había hecho, apareció su auténtica figura y con los mismos ojos grandes y llenos de ternura, se puso contenta y radiante, pues además de ser un tesoro por dentro, por fuera, era una bruja tan linda como la naturaleza divina y acabó queriéndose como bruja buena y enamorando a un muchacho bondadoso, que la conquistó como era, por ser distinta, bruja....., pero dulce y con toda una belleza...



4 comentarios:

  1. Un bonito cuento, aunque el rey creo que pago poco el mal que les hizo a aquellas mujeres y a las que mato.Lo mejor el transfondo del relato.Que todos somos por fuera como nos vemos no como realmente somos y que la belleza real esta en el interior.Gracias por este precioso cuento querida amiga mia.Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo has interpretado muy bien, porque eres una brujilla con un corazón de ángel. Besitos

      Eliminar
  2. Preciosa historia de una buena escritora

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viniendo de ti, es todo un halago. Gracias campeona

      Eliminar

Te invito a expresarte, a que digas algo o dejes la huella de tu presencia de alguna manera, puedes elegirla a tu gusto.
Respétame y serás respetado y te invito a suscribirte, para verte entre mis amigos.
Para mi, sería un placer conocer tu opinión o lo que sientas, pues los comentarios son el alimento y la gratitud de poder seguir compartiendo.
Opinar es gratis y no cuesta dinero, os invito a hacerlo libremente.
Gracias y besitos sea lo que sea, que hayáis decidido...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Buscador en Youtube