MI BLOG

MI BLOG

SEGUIDORES

MI KIMBA

MI KIMBA
MI KIMBA

MI CHICO

MI CHICO
MI CHICO

MI NINET

MI NINET
MI NINET

RETAZOS DEL ALMA

RETAZOS DEL ALMA

5 de junio de 2011

1

ASESINATOS EN EL HOTEL (FINAL)








El inspector ya tenía las pruebas que necesitaba, para calificar de asesinatos las tres muertes ocurridas en el hotel y ordenó a su equipo que se trasladara al lugar de los hechos, para averiguar quien era la culpable o si lo eran las tres. También fueron los otros padres, para que estuvieran allí y poder contar con ellos, por si tenía que hacerles preguntas acerca de una posible relación entre todos los crímenes.
Con una orden judicial registraron el hotel por todos los sitios, recogieron las huellas que encontraron y entonces; volvió a interrogar a las mujeres, que en esta ocasión, asustadas y con mucho miedo les contaron sus vidas.
Claudia le explicó lo que le había ocurrido cuando era más joven y el trauma que llevaba arrastrando desde entonces, no le ocultó el odio que sentía por los hombres jóvenes desde la violación, pero le juró que ella era inocente.
La siguiente fue Aghata, que le contó lo amargada que vivía, porque su hijo fue atropellado por un joven conductor, que iba borracho y que ni tan siquiera fue encarcelado por ese delito, pues su padre era rico y pagó lo suficiente, para que la justicia hiciera la vista gorda y se le disculpara alegando, que se había quedado dormido al volante. Por eso Aghata se había convertido en una desconfiada, no soportaba a los jóvenes y era misteriosa; ella también le aseguró que no tenía nada que ver con lo sucedido.
Por último interrogó a la anciana, la cual le confesó que no tenía familia, que estaba sola y que en el momento de las muertes permanecía acompañada por las otras; de nuevo ésta le juraba que tampoco sabía nada y que no era ninguna asesina.
Frank se percató de que ninguna le mentía, por lo que el caso se complicaba y debía seguir investigando.
Cuando le pasaron el informe de las huellas, habían muchas, las de todos los chicos,
las de los viajeros ocasionales y las de las mujeres; pero una de ellas, era diferente y extraña.
Los que estuvieron de paso una noche estaban descartados, porque no se encontraban en el lugar a la hora de los crímenes, los jóvenes estaban todos juntos cuando mataron a su amigo y el mecánico no había podido ser, porque estaba en la ciudad, a pesar de encontrar a su compañero en la misma habitación y muerto.
Entonces el inspector, recelando que el misterio estaba en aquel caserón que albergaba huéspedes, ordenó volver a registrar hasta el último rincón del mismo y todo aquello, que pareciera sospechoso de poder abrir algún tipo de cobijo.
Tras horas y horas mirando con lupa cada espacio del lugar, uno de los agentes tropezó con el colgante de una cortina y ante su gran sorpresa, comenzó a abrirse una puerta, que era como las paredes del hotel.
Llamó enseguida a Frank - ¡jefe, jefe, jefe...por favor venga enseguida!..aquél no perdió
el tiempo y acompañado de los demás, entraron con linternas a dicho escondite.
Allí había de todo, comida, ropa, bebida, una cama, agua, una radio y un hombre de mediana edad completamente loco.
Enfurecido quiso atacarles, pero pudieron cogerlo y se lo llevaron atado y esposado a
la comisaría.
Para Frank ya estaba todo claro y tras averiguar la identidad de dicho individuo, supo que era el hijo de la anciana del hotel. Que tenía otro en Estados Unidos, pero que al sentirse avergonzado de su hermano, le pegaba sin parar y como su madre no le defendía, los dejó abandonados.
Al final la vieja confesó la verdad y le dijo al inspector, que no soportaba la idea de encerrar a su niño en un manicomio, pues era su hijo y le quería.
Su madre fue detenida por cómplice de asesinato y las dos mujeres decidieron rehacer sus vidas. 
Con sus ahorros reconstruyeron el hotel y se quedaron como socias, dirigiéndolo con toda amabilidad y simpatía.
La gente empezó a ir otra vez y algunos lo hacían por el morbo de la fama que le pusieron, pero con el tiempo, todo se olvidó y se convirtió en un bello lugar a donde se iba a disfrutar de unas buenas vacaciones, a relajarse de todo con la hermosura de sus paisajes y la frescura del agua limpia que bajaba del río.
Una vez más el inspector Frank había resuelto un caso complicado, que le hizo más famoso y admirado por su equipo.

















1 comentario:

  1. Estimada Señora:

    Me ha encantado este relato que ha escrito de: "ASESINATOS EN EL HOTEL" su creación literaria es impresionante, no deje usted de deleitarnos, leerle es un grato placer, saludos desde América.

    ResponderEliminar

Te invito a expresarte, a que digas algo o dejes la huella de tu presencia de alguna manera, puedes elegirla a tu gusto.
Respétame y serás respetado y te invito a suscribirte, para verte entre mis amigos.
Para mi, sería un placer conocer tu opinión o lo que sientas, pues los comentarios son el alimento y la gratitud de poder seguir compartiendo.
Opinar es gratis y no cuesta dinero, os invito a hacerlo libremente.
Gracias y besitos sea lo que sea, que hayáis decidido...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Buscador en Youtube