MI BLOG

MI BLOG

SEGUIDORES

MI KIMBA

MI KIMBA
MI KIMBA

MI CHICO

MI CHICO
MI CHICO

MI NINET

MI NINET
MI NINET

RETAZOS DEL ALMA

RETAZOS DEL ALMA

17 de agosto de 2010

0

CONSECUENCIAS DE MI CARENCIA AFECTIVA


                                                      
                                     

Recuerdo mis años de niñez y la tristeza me embarga, como si estuviera presente delante de mi aquella niña solitaria, tímida, triste y llena de complejos.Tenía miedo a la burla de las otras niñas, que me llamaban cuatro ojos y que no me dejaban jugar con ellas. Sólo deseaba llegar a casa, para encerrarme en mi habitación y soñar despierta todo aquello que quería y no podía hacer.
Crecí sin saber lo que era ser niña, viendo sufrir a mi madre y siendo su apoyo para escuchar sus penas, que eran muchas y con motivos.
Lo mismo me ocurrió con lo que llaman juventud, algo que no conocí, porque vivía encerrada en mi mundo de sueños, creado para sobrevivir y siempre al lado de mi madre.
Cuando murió mi padre tenía 18 años y estaba convencida de que no me quería, me lo hizo saber un poco antes de morir de cáncer de pulmón con metástasis en el hígado, justo cuando salió del coma y me cogió la mano para decírmelo.
Sentí tanto pánico cuando falleció, que tuve que dormir con mi madre durante mucho tiempo, porque lo veía en la puerta de la habitación que me miraba.
Me hice una muchacha bonica y era la típica mujer, que en aquellos tiempos, un hombre deseaba para casarse. Yo seguía atormentada, porque no me gustaban los chicos, pero la sociedad de antes era muy cruel y eso lo veían como algo anormal, por eso, así me lo hicieron sentir a mi.
Cometí el grave error de casarme e hice desgraciado a mi ex marido, pero sobre todo lo fui yo. 
A los 8 años de matrimonio, tras escaparme una y otra vez de casa, e irme a la de mi madre o al convento de las monjitas en donde había estudiado bachillerato, acabamos separándonos y por fin me convertí en un pájaro libre. 
Al mismo tiempo era un ser indefenso y esclava de mi mente, que no aceptaba ser lesbiana, porque creía que era la única en el mundo.
Todo me horrorizaba, mejor dicho los humanos, mi corazón deseando amar a los demás y ser correspondida, pero lo único que encontraba era una soledad espantosa, porque no me atrevía a confiar en nadie.
Empecé a trabajar de teleoperadora y era muy buena en mi labor, fui directora, gerente, coordinadora y acababa rendida de la cantidad de horas que hacía. 
Decidí confiar en alguna que otra persona y cuando contaba mi vida con toda la ingenuidad del mundo, porque se percataban de mi inocencia y me sacaban lo que querían, lo utilizaban para hacerme daño y confundir los términos de mis sentimientos.
Amigas de mi edad no tuve nunca y estaba claro, que me perseguía un destino lleno de tristeza, aunque mi carácter verdadero era de ser cariñosa, alegre y tratar muy bien a la gente.
He sufrido demasiado en esta vida y al parecer estoy condenada a ello, pero hay algo muy diferente y es que, a base de golpes, la niña que había en mí y la jovencita, han crecido con toda rapidez y junto a mi enfermedad ha desaparecido totalmente la alegría que llegué a sentir en mi última empresa.
En ella llevo algunos años y todavía le pertenezco, aunque estoy esperando la resolución del tribunal, para mi incapacidad.
Hace 3 años y medio, a través del chat, conocí a mi compañera a la que quiero más que a mi vida y cuando creo obtener lo que soñaba día tras día sobre tener pareja se me rompe todo, porque me he quedado minusválida y dependo de ella. Lo único que le puedo ofrecer es el Amor que siento en mi corazón y el sufrimiento de verme en este estado.
Está claro que todos no somos iguales y que unos mismos hechos no nos afectan de igual manera, pero particularmente a mi, han sido traumas que he llevado arrastrando y que siempre que he querido a alguien como amiga, me ha despreciado, quizá por querer demasiado y olvidarme de mi misma, que tan necesitada estaba de cariño.
Mi miedo ha vuelto y mi depresión es crónica, aunque tendré altibajos según me ha dicho mi psicóloga y mi psiquiatra, pero me siento bien con mi conciencia, porque nunca he sabido actuar con malicia y he entregado mi cariño y mi confianza a las personas equivocadas, convencida de que eran especiales, sobre todo una.
Ya no quiero equivocarme más, así que paso de buscar amigas y que tenga que ser elegida como si fuera una muñeca de trapo.
Si alguien tiene el privilegio de poder elegir y ser elegido, pues será un milagro, pero un buen amigo es un tesoro que no se encuentra así como así y eso es cierto, porque a la hora de la verdad ante una necesidad, ni por caridad te llaman para saludarte, los que un día te dicen, que eres maravillosa.
Eso de luchar, por conseguir lo que te propones con alguien que consideras digna de ti, en la actualidad se puede considerar una coacción o un acoso, no importa si es porque quieres sembrar para recoger una amistad, enseguida se le pone ese calificativo.
Nadie debe perder su dignidad por estas cosas, porque en vez de verte llena de valores, te ven un ser inferior y encima hasta te tratan de forma despiadada.
Como se suele decir más vale caer en gracia que ser gracioso y es que cuando se padece de carencia afectiva, ves oro donde tan sólo hay cobre y se aprovechan de forma cruel de tu propia debilidad.

































No hay comentarios:

Publicar un comentario

Te invito a expresarte, a que digas algo o dejes la huella de tu presencia de alguna manera, puedes elegirla a tu gusto.
Respétame y serás respetado y te invito a suscribirte, para verte entre mis amigos.
Para mi, sería un placer conocer tu opinión o lo que sientas, pues los comentarios son el alimento y la gratitud de poder seguir compartiendo.
Opinar es gratis y no cuesta dinero, os invito a hacerlo libremente.
Gracias y besitos sea lo que sea, que hayáis decidido...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Buscador en Youtube