MI BLOG

MI BLOG

SEGUIDORES

MI KIMBA

MI KIMBA
MI KIMBA

MI CHICO

MI CHICO
MI CHICO

MI NINET

MI NINET
MI NINET

RETAZOS DEL ALMA

RETAZOS DEL ALMA

31 de marzo de 2011

0

EL CABALLERO DE LA BONDAD













Era un hombre dedicado a hacer el bien, todo lo que hacía era de forma desinteresada, vivía dedicado a ayudar a los demás y toda su riqueza la había repartido entre los pobres.
Su única alegría era entregarse a todo el que lo necesitaba y por este motivo su fama de bueno, se fue extendiendo por todos los sitios.
Vivía en una casita muy humilde y cuando se levantaba por las mañanas, tenía cola en la puerta de su casa, de gente pobre, enfermos, niños y ancianos desesperados.
Acudía a los poderosos en busca de donaciones para repartir y a los médicos, para que le ayudasen voluntariamente a curar a los enfermos. Su lucha por el bien le convirtió en un santo al que nadie llamaba así.
Llegó un momento en el que vendió su casita para seguir ayudando y tuvo que irse a vivir debajo de un puente, el frío que pasaba en invierno era espantoso, soportaba el no poder comer, pero lo que le ocurrió es que de tan bueno y bondadoso se quedó completamente solo.
Muchos de los que había ayudado le daban de lado, otros se avergonzaban de él, los demás le ignoraban y los ricos que le habían apoyado, ni tan siquiera lo reconocían.
En un momento de reflexión y de debilidad le empezaron a caer lágrimas a través de sus mejillas, como el agua que emana de un manantial, aquel Caballero sintió un dolor profundo en su corazón y en su alma, pero no estaba arrepentido de todo lo que hizo.
Una noche vio como se le acercaba una sombra y se asustó, aquella silueta se paró y desde una distancia prudencial le dijo: ¡Así son los seres humanos! ¡lo has dado todo y te han abandonado!....ahora la soledad es tu única compañera y con ella permanecerás hasta el día en que te mueras.
De repente la figura desapareció y el Caballero Bondadoso mirando hacia el cielo le dijo a Dios: Señor si llego a estar a tu lado y contemplarte, habré recibido la mayor riqueza que deseo y habrá valido la pena mi sufrimiento.
El Bondadoso y buen Caballero fue discriminado, abandonado y repudiado y cuando le llegó la hora de partir, lo encontraron unos de los que había ayudado y se lo llevaron para enterrarlo en la fosa común de los desconocidos.












Dedicado a mi amigo Miguelito.











No hay comentarios:

Publicar un comentario

Te invito a expresarte, a que digas algo o dejes la huella de tu presencia de alguna manera, puedes elegirla a tu gusto.
Respétame y serás respetado y te invito a suscribirte, para verte entre mis amigos.
Para mi, sería un placer conocer tu opinión o lo que sientas, pues los comentarios son el alimento y la gratitud de poder seguir compartiendo.
Opinar es gratis y no cuesta dinero, os invito a hacerlo libremente.
Gracias y besitos sea lo que sea, que hayáis decidido...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Buscador en Youtube